Monetizando la Reputación Online: ¿”Reputación online = Dinero”?

Nunca viene mal repetir una vez más un principio que, a pesar de ser universalmente conocido, es demasiado frecuentemente olvidado: que la reputación es el activo intangible más importante con el que todos nosotros contamos, seamos una marca personal, comercial, una PYME, una ONG, un club de fútbol (que se lo digan a la actual directiva del FC Barcelona), un partido político o cualquier otro tipo de organización que se nos pudiera ocurrir. Esto es así porque cuando nuestra reputación hace aguas perdemos otro activo íntimamente ligado a la misma – la confianza – que nos hace repelentes en vez de atrayentes y que rápidamente se traduce en pérdidas tangibles, como contratos o clientes… aparte de en los peores casos un aluvión de críticas en las redes y medios sociales y por supuesto en los medios de comunicación tradicionales.

reputacion online

La reputación es al fin y al cabo el conjunto de percepciones que una comunidad – y muy especialmente aquellos con una mayor influencia e interés sobre ella – tiene con respecto a una marca personal o comercial. Confrontados con esta definición, la cuenta de resultados parece más bien una realidad lejana e inconexa, cuando sin embargo lo contrario es más bien cierto. ¿Podríamos por tanto establecer una ecuación entre una mayor y mejor reputación y mayores ganancias y mejores resultados económicos? Por supuesto que no es tan sencillo como todo eso, pero lo que sí que es cierto es que una buena reputación online y offline son un excelente punto de partida para que así sea.

[Tweet “La reputación es el conjunto de percepciones que una comunidad tiene con respecto a una marca”]

También lo es, seamos honestos, que empresas con pésimas reputaciones (ciertos bancos y algunas operadoras móviles se nos vienen inmediatamente a la mente) prosperan en este imperfecto sistema capitalista y eurocrático en el que vivimos a pesar de ser vilipendiados diariamente y tener su reputación bajo mínimos. Pero esto se debe más al proteccionismo del que gozan que a otra cosa. En competencia real y abierta y con otro marco jurídico-político ya habrían tocado fondo, no habrían gozado de rescates salvadores y habrían pasado a los anales de la historia del fracaso empresarial con más pena que gloria.

Centrándonos en la reputación online, se produce una interesante paradoja para todo/a aquel/la que inicie su aventura en internet y las redes y medios sociales (atención startuperos, emprendedores y otras especies similares): es posible que una marca escuche el pistoletazo de salida con una ‘buena reputación’ antes de ni siquiera haber realizado su primera transacción (¡lo contrario es igualmente cierto, claro está!). Como sabemos de primero en SOYUNAMARCA y os confirmará cualquier agencia de social media branding que se precie, una buena estrategia online de salida (con una buena web, perfiles en las redes y medios sociales con el storytelling y ‘branding líquido’ adecuado, etc.) hace que nuestra aventura se inicie generando ondas expansivas positivas que de entrada nos otorgan una buena reputación (es decir, un buen conjunto de percepciones) a las que tendremos que estar a la altura después en nuestra labor diaria.

Pongamos un ejemplo práctico. Si buscamos un producto o servicio en nuestra ciudad y nos aparece una empresa bien posicionada en Google de la que no tenemos en principio ninguna referencia, es precisamente lo que los profesionales denominamos como su estrategia online y la calidad de la misma lo que primero nos impulsará a darle una oportunidad o a pasar página. En este contexto, el contar con una masa crítica considerable siempre es un factor de éxito: por eso es que nuestra primera recomendación una vez operativa la estructura 2.0 sea siempre el crecer rápida y estratégicamente para que ese conjunto de percepciones que es nuestra reputación crezca a su vez exponencialmente y se traduzca primero en confianza y, eventualmente, en las ansiadas ventas.

Mejorar nuestra reputación online – especialmente para determinados negocios, personas y empresas – es una de las formas más expeditivas que tenemos de atraer más atención hacia nuestra marca y generar más ingresos. La monetización inteligente de la reputación online se convierte finalmente en dinero, como saben desde agencias de promociones turísticas hasta restaurantes, peluqueros, albañiles, profesionales independientes y las más grandes empresas que tanto la cuidan como Universidades o el mismísimo Real Madrid C.F. (por citar un club que ahora mismo cuenta con una de las mejores reputaciones online a nivel mundial). La próxima vez que reflexiones sobre tu reputación online, piensa en cuánto te está costando, para bien o para mal, y en qué pasos puedes dar para mejorarla. Que se lo digan a mi querido amigo Benjamín Aguilar, que aplicó estos principios asiduamente y hoy es uno de los magos de referencia en Centroamérica (‘el mago Ben’). Si tu reputación online mejora, no te extrañes si los números mejoran también como por arte de magia.

reputación online para todos

1 comentario en “Monetizando la Reputación Online: ¿”Reputación online = Dinero”?”

  1. Pingback: Los 85 mejores post de Marketing Digital –

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *