Soyunamarca

Cultura de marca primero, estrategia de marketing después

8 julio, 2014

Una estrategia de marketing no sirve de nada sin las personas adecuadas para ejecutarla. En este sentido, la cultura de marca, la filosofía que empapa todo en una organización, ayuda a conectar las personas adecuadas con las acciones que les motivan.

Ya lo decía Peter Drucker: “La cultura se come a la estrategia para desayunar” y esto es cada vez más evidente: Hemos pasado de una época donde los principios se pasaban por el “forro” y ahora los valores y la cultura es lo dirige cualquier organización (lástima que en política siempre vayan dos pasos por detrás de la sociedad).

cultura de branding

Hace poco leía una noticia en Branzai que decía que P&G, la multinacional que puso en boca de todos el ‘Brand Management’ cuando sólo se hablaba de publicidad, marketing y promoción, anuncia la supresión del cargo de Director de Marketing para convertirlo en Direcciones Generales y Asociadas de Marca.

El Branding es el reflejo de la cultura y filosofía de nuestra marca, dice Quienes Somos, Cómo actuamos y, sobre todo, Por Qué hacemos lo que hacemos. Nuestra cultura de Branding dota de coherencia a TODA acción que emprendamos: desde la contratación y formación de un empleado hasta la creatividad que usemos en un spot televisivo pasando por las palabras usadas para que nuestro Community Manager se relacione en redes sociales (personalidad de marca).

Por muy buena que sea tu estrategia de marketing, sin la ejecución correcta jamás tendrá éxito. La Cultura de marca es el equilibrio entre personas, actitudes, acciones y creencias que dirige el camino de la compañía y genera mayor implicación de todos los agentes implicados.

Una Cultura de Branding puede traer los siguientes beneficios a la organización:

  • Foco: Dirige a toda la compañía en la misma dirección para alcanzar su visión, misión y objetivos.
  • Motivación: Construye mayor lealtad de marca y motiva a los empleados.
  • Conexión: Trabajo en equipo entre los diferentes departamentos, no compiten, trabajan juntos por las mismas creencias.
  • Cohesión: Dota a la empresa de consistencia y anima a coordinar toda la marca con la misma coherencia.
  • Espíritu: Forma el comportamiento de los empleados en el trabajo, permitiendo a la organización ser más viva y eficiente.

tu cultura es tu marca

La Cultura es el combustible de la marca

Construir una cultura fuerte y consistente requiere una buena base en los siguientes bloques según el post de Fast Company Culture Eats Strategy For Lunch:

Liderazgo dinámico y comprometido

Buenos comunicadores que establezcan de forma clara la visión, misión y valores de la empresa y creen un ambiente adecuado para llevarlos a cabo.

Valores Vivos

No se trata de poner los valores en un power point, se trata de que dirijan el comportamiento de las personas que forman la empresa. Que esos valores filtren la selección de empleados y puedan entrar nuevas personas a la compañía compartiendo los mismos principios para potenciarlos y hacer que estos sigan evolucionando.

Responsabilidad

La cultura dota de poder a las personas, un poder que reconoce sus talentos y les da una responsabilidad para llevar a cabo sus tareas tomando sus propias decisiones con independencia.

Celebrar éxito y fracaso

Si las personas tienen poder para tomar decisiones con independencia (“Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”), celebremos sus éxitos, pero también los fracasos como una forma de seguir avanzando y que sirvan como aprendizaje para toda la organización.

Primero cultura, después estrategia.