Una marca comienza desde dentro

Erase una vez un hombre que, paseando por el campo, se topó con 3 albañiles ocupados apilando ladrillos. El hombre sintió curiosidad sobre lo que estaban construyendo por lo que preguntó al primer albañil. Éste respondió molesto que estaba ocupado colocando ladrillos y no estaba muy dispuesto a ayudar, así que el hombre se dirigió al siguiente albañil para preguntarle de nuevo sobre lo que estaban construyendo. El segundo albañil le lanzó una rápida mirada y le contestó que estaban ocupados construyendo un muro. Cansado y frustrado por no conseguir una respuesta a su pregunta observó al tercer albañil; Trabajaba y silbaba feliz como si disfrutara, así que le dio una oportunidad y le preguntó por última vez. El tercer albañil se detuvo, secó su frente y con orgullo respondió: “Estoy construyendo la nueva Catedral del Pueblo“.